CONVOCATORIA DOSSIER TEMÁTICO: PSICOSOCIOLOGÍA EN LATINOAMÉRICA

Con la experiencia mundial de la pandemia del COVID-19 y el aislamiento social, vivimos un momento que nos ha puesto ante innumerables preguntas, pero también ante muchas posibilidades para el presente y el futuro.

Agravando el contexto impuesto por la situación de pandemia, Brasil y otros países de América Latina están experimentando un difícil momento histórico y político para la ciencia, en el que existe el riesgo de contratiempos en los avances recientes, duramente ganados en el campo de la producción de conocimiento multi-epistémico. Este escenario de incertidumbres y cambios nos invita a pensar qué mundo queremos, cómo lo construiremos y qué conocimientos apoyan esta postura. Y en este mismo camino, también nos invita a pensar qué psicosociología podemos producir. En perspectiva, es necesario relocalizar las psicosociologías que se han construido y producido en territorios latinoamericanos, y conocer lo que se proponen. La psicosociología aparece en Europa, por un lado, inspirada en estudios de psicología social con una perspectiva psicoanalítica y del desarrollo y, por otro lado, influenciada por estudios sociológicos de dinámica de grupo. Aunque en América Latina la psicosociología ha seguido inicialmente las huellas de ese origen europeo (y más tarde también estadounidense), hay que destacar la relevancia que tuvo la psicología social crítica, la cual florece con la crisis de la psicología social y la Reforma psiquiátrica en las décadas de 1960 y 1970, históricamente constituida en la región como Psicología Sociohistórica con Silvia Lane (PUC / SP) y como Psicología Comunitaria Latinoamericana, con referencias de Martín Baró y Maritza Montero. Este proceso se enriqueció con el diálogo producido con otros movimientos críticos de la época, como la Pedagogía Crítica de Paulo Freire y la Investigación Acción Participante de Orlando Fals Borda, haciendo de la psicosociología un campo interdisciplinario del conocimiento. En las últimas décadas, la psicosociología se ha constituido y consolidado a partir de producciones propias como un campo de conocimiento inter y transdisciplinario dentro del área de las Ciencias Sociales y Humanas, enfocado en la composición de conocimiento y tecnologías que responden a los problemas contextualizados y situados en la experiencia de los países latinoamericanos, tanto en su diversidad cultural y geopolítica, como en sus confluencias como pueblos colonizados. En este sentido, asume también el estudio de las relaciones coloniales desde una perspectiva contrahegemónica. El presente Dossier responde la necesidad y los nuevos desafíos derivados de la afirmación de la existencia de conocimientos que, en algunos casos, se han (re) inventado y, en otros, se están consolidando ante el contexto social, histórico y político en América Latina. De acuerdo a lo anterior, el objetivo de este Dossier es cuestionar, en la psicosociología, el canon del conocimiento eurocentrado, productor de límites disciplinarios rígidos definidos por un supuesto "centro", continuamente excluyente de lo que llega a ser (por dicho centro) considerado periférico. Interrogar a la psicosociología nos exige movimientos contra la hegemonía. Por lo tanto, reunir propuestas ancladas en idiosincrasias de las experiencias de los estratos invisibilizados en nuestra región, puede favorecer la ubicación de nuevas pistas sobre cómo renovar nuestro compromiso con la diversidad latinoamericana. En este sentido, son bienvenidos en este dossier trabajos que reflexionen sobre psicosociología como ciencia y práctica de intervención, en sus múltiples posibilidades, basadas en la experiencia viva de lo que se ha producido hoy en América Latina.

 

Fecha límite de presentación: del 12 de julio al 15 de octubre